0

Vibradores como tratamiento para la histeria

¿Parálisis facial?, ¿calambres?, ¿dolor de cabeza? Si una acudía al médico en plena época victoriana con estos síntomas, corría el riesgo de que de inmediato, se le diagnosticara con esa común enfermedad femenina llamada “Histeria”.

Histeria proviene de la palabra griega “Hystera”, que significa útero, y era ahí donde quedaba etiquetada una supuesta dolencia que en su momento, ya fue descrita por Hipócrates o Platón. Eran muchos los síntomas que eran considerados para diagnosticar tal trastorno físico, un problema que tenía su raíz en cierta “sofocación de la matriz” provocado ni más ni menos que por la abstinencia sexual.

vibrador

Charcot reproducía los síntomas artificialmente durante el trabajo hipnótico para eliminar los síntomas que aquejaban a estas mujeres (y hombres también). Breuer por otro lado, utilizaba la hipnosis para recordar un evento traumático, repetirlo y descargar emociones y así eliminar el síntoma en la conciencia, lo que es conocido como el método catártico.

Se consideraba esta enfermedad como un diagnóstico para no tratar a las mujeres porque se les consideraba actrices y que sus síntomas eran una actuación. Breuer junto con Freud pensaron que en la infancia se había sucitado un evento en el que un adulto seducía a la enferma y esto originaba un trauma que posteriormente se iba a representar por medio de los síntomas histéricos conversivos.

vib

Por otro lado, un inglés llamado Joseph Mortimer Granville  creó el primer vibrador -conocido y comercializado- que disponía de baterías. En 1880,, no era un utensilio de placer, sino una herramienta médica y por tanto, terapéutica para tratar la histeria. El doctor Granville estaba cansado de resolver “manualmente” el problema de sus pacientes  diseñó un auténtico vibrador electro-mecánico de forma fálica, que resultó ser un auténtico éxito.

La histeria era producida (según los estudios de la época) por una represión sexual, un deseo reprimido que estos vibradores podían resolver con facilidad. Recordemos que era la época victoriana y por lo tanto la sexualidad era un tabú y las relaciones sexuales sólo podían llevarse a cabo para fines reproductivos, cuestión que generaba mucha frustración sexual en las mujeres de la época.

vibrador2

Los vibradores en la actualidad

Estos vibradores empezaron a salir de los círculos tan exclusivos y selectos para comercializarse a las grandes masas.  La compañía estadounidense Hamilton Beach, en 1902 trajo su propio vibrador, también a batería y fue tal el éxito se hicieron algunos modelos, que incluían además un recambio adaptable para convertir al vibrador ¡en una batidora!

Este aparato femenino llegó al mercado mucho antes que la plancha o la aspiradora. Cuestión de necesidades, sin duda.

supercurioso.com

 

 

 

Comments


Fernando Michel Montealegre Pabello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.