0

El escándalo de una época: Casa de muñecas

CasaDeMuñecasConHenrik

Cuando Casa de muñecas fue estrenada en 1876 en Alemania levantó un revuelo considerable, desató violentas polémicas y escandalizó  a más de un hogar “honorablemente constituido”.

La vida del matrimonio Helmer, que Ibsen presenta al principio de la obra como un ejemplo de perfección y felicidad, va descubriendo poco a poco  sus distintas facetas, sus diferentes rasgos psicológicos para llevarnos, sin que nos demos cuenta, a un desenlace sorpresivo y no previsto por los esquemas tradicionales. Ese desenlace, difícil de creer, se nos hace verosímil a través de la maestría con que Ibsen dibuja sus personajes…()

Nora abandona entonces su hogar y renuncia al lugar que la sociedad y su esposo le han asignado.

La mayor polémica se desató por este final, enardeciendo al público europeo. El punto decisivo era si se le reconocía o no, a Nora, el derecho de cumplir su destino como ser humano con ideas propias frente al mundo.

Esa polémica no era ni más ni menos que un reflejo de la mentalidad imperante en la época y cuyas implicaciones sociales y culturales aún no han perdido del todo su vigencia…()

Casa de muñecas tuvó, por supuesto, no sólo adversarios masculinos sino femeninos. Torvaldo representa a la sociedad. Nora, las ideas nuevas que deben abrirse paso. Cualquier hombre nuevo luchará por transformar la sociedad en que vive en otra mejor, pero cualquier mujer nueva representará un peligro para los cimientos mismos de esas sociedad: el concepto que ésta tiene de familia y el lugar que en ella asigna a sus integrantes…

 

 

Prologo Luciana Possamay

 

Vídeo:  Teatro de siempre, de TVE. Casa de Muñecas, de Henrik Ibsen, con Berta Riaza, Francisco Piquer, Agustín González, Andrés Mejuto, Mayrata O’Wisiedo y Paloma Pagés.

 

 

 

Fuente:

Ibsen, H. (1985). “Casa de muñecas”. Editores mexicanos unidos. México.

Comments


Berenice Villa Figueroa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.