0

Parto huichol: el dolor compartido

¿Existe una cultura en la que el hombre se solidarice tanto con el dolor de la mujer durante el parto que se deje estirar de los genitales? La tradición en los nacimientos wixarikas o huicholes es que, durante el parto, al tiempo que la mujer sufre contracciones, se estiran los genitales de la pareja por medio de unas cuerdas atadas a los testículos.

La imagen es una pintura sobre madera huichol, contemporánea, que se encuentra en California (Estados Unidos). Va acompañada de una cita correspondiente a una obra de Adele Getty titulada “La diosa. Madre de la naturaleza viviente”

El acto de parir, ya se trate de un hijo, una idea o una obra de arte, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz: por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda.

Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.

La costumbre de involucrar al padre de forma más directa en la reproducción -y darle a él más méritos por lo que está haciendo su esposa- se llama covada.

Covada (del frances couver ‘incubar’), costumbre por la que la madre, durante el nacimiento de un hijo o inmediatamente después, le cede el lecho al padre, y a veces es más mimado y apartado que ella.

huichol

 

 

Comments


Fernando Michel Montealegre Pabello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.