2

Quiero darte un beso: la canción de la histérica y el obsesivo

Quiero darte un beso: la canción de la histérica y el obsesivo

 

Hasta ahora hemos dejado en manos de los poetas

pintarnos las “condiciones del amor”,

bajo las cuales los seres humanos eligen su objeto

y el modo en que ellos concilian los requerimientos

de su fantasía con la realidad.

S. Freud

 

¿Cuál es la mecánica del amor de pareja?, ¿cómo una mujer acaba eligiendo a un hombre y no a otro y/o cómo un hombre acaba eligiendo a una mujer y no a otra?, ¿qué permite que una pareja se mantenga ligada por más o menos tiempo?, y ¿cómo la cultura popular hoy, podría hablarnos de esta relación?

Pensar que los hombres eligen mujeres parecidas (o totalmente opuestas) a las madres, y las mujeres a hombres parecidos a los padres (o totalmente opuestos), para sublimar, reprimir, denegar sus deseos incestuosos, pero siempre con/sin ellas/ellos, es condenar a la vacuidad, todo un entramado, que precisamente tiene eso, un sinfín de entradas y salidas, de conexiones e interrupciones, que es un hilado que se convierte en tejido. Además, en estricto sentido, Freud dice que el primer objeto de ligazón de hombres y mujeres es la madre, amor al que se debe renunciar, para dar paso a la elección de objeto, y sobre todo fuera de la horda[1].

Parafraseando a Cortázar, el amor no existe, lo que existe es el que ama, entonces debemos comprender que el amor no es el problema, el problema es tratar de acercarnos a comprender cómo ama el que ama a los objetos que dice amar.

Freud nos dice que en todo tipo de enamoramiento hay un rasgo obsesivo, es decir neurótico: “cuando aman no anhelan, y cuando anhelan no pueden amar. Buscan objetos a los que no pueden amar” (Freud, Contribuciones a la psicología del amor, I, 1910). Es decir de esta manera se responde al deseo. Y para que un neurótico obsesivo (hombre/mujer), pueda ser en el amor tratará de amarrarse a lo que le permita seguir amando lo que no puede amar, porque es un amor imposible, un amor condenado, un amor perseguido. Y ese amarre se logra colocándose en el medio del deseo de otro, de una manera que lo mantenga en ese goce, porque el goce no tiene fin, el placer sí. La histeria parece ser la apuesta, para que se pueda responder a lo imposible de la relación de amor, a la imposibilidad de la relación sexual. La histérica busca procurarse un deseo insatisfecho, desear el deseo, enamorarse del amor, enamorarse de la posibilidad de enamorarse, que algo (mucho) quede insatisfecho, y hace de la demanda un deseo. Y es ahí donde aparece en la escena romántica el neurótico obsesivo, que se ha pasado la vida en una eterna lucha por no ser sometido por el Padre, pero que sucumbe al deseo de la histérica. Él se coloca en el papel del esclavo, eterno complaciente de un deseo que no alcanzará a satisfacer, y ella, en el del amo, que demanda, demanda, que pide que no se le satisfaga, que quiere seguir insatisfecha. Ambos dispuestos a vivir mañana. A construir una Eternidad, la eternidad del goce.

Cómo podemos tener noticia de esto. En dónde se encuentran las manifestaciones del amor entre a histérica y el obsesivo. Sin duda alguna en el arte, y no sólo en las bellas artes. Freud nos invita a hurgar en la música popular, y ¿quiénes son hoy los poetas? Si nos atrevemos a caminar otros caminos, diferentes a los andados, por ejemplo en La Interpretación de los Sueños, en donde se da cuenta de esta relación, podríamos descubrir que este constante devenir del amor obsesivo-histérico-obsesivo, sigue estando en las expresiones de la cultura de esta segunda década del tercer milenio, y que en consecuencia el psicoanálisis sigue teniendo la posibilidad de escuchar, en la música estas manifestaciones.

Prince Royce, un cantante estadounidense, tuvo un importante éxito a finales de 2013, con la canción de su autoría: “Quiero Darte un Beso”, que podría ser la fantástica descripción del neurótico obsesivo con la histérica:

“Amarte como te amo es complicado

Pensar como te pienso es un pecado

Mirar como te miro está prohibido

Tocarte como quiero es un delito”

Nos anuncia entonces, toda su carga neurótica obsesiva, nunca entendida como rasgos de personalidad, sino como toda una estructura que manifiesta, como ya lo habíamos mencionado, su respuesta ante el deseo. Para el amante –que no para el amor- mirar como lo hace y tocar como quiere hacerlo es prohibitivo y por lo tanto delito. Delito que demanda sanción que redima. Sanción, que no llegará de fuera. Incestuoso tal vez.

“Ya no sé qué hacer para que estés bien

si apagara el sol para encender tu amanecer

Falar[2] en portugués.

Aprender a hablar francés

O bajar la luna hasta tus pies”

Y el neurótico obsesivo se pregunta una y otra y otra vez, ¿qué es lo que quiere la mujer?, ¿qué es lo que quiere en realidad? Querrá que le apague el Sol, y con él le encienda el amanecer (y los demás qué culpa tendríamos), bajarle la Luna a los pies. Es decir darle el Sol y la Luna a la vez, para que al fin pueda estar completa. Quizá lo que la histérica desea es que fal(l)e, que falle en portugués, que falle en francés, o que falle en español. Que falle en el cumplimiento de ese deseo, para que ella siga siendo deseada, para que siga siendo.

“Si el Mundo fuera mío te lo daría

Hasta mi religión la cambiaría

Por ti hay tantas cosas que yo haría

Pero tú no me das ni las noticias.”

Y hay una angustia en el neurótico obsesivo, quien quisiera tener algo que dar. Y qué va a dar, si no lo tiene, si el Mundo no es suyo, si la religión no es suya (es de sus padres), qué podría ser suyo que pueda dar. Pero sobre todo a quién se lo va a dar. A quien no es. A quien no es ni su madre, ni una prostituta. Y por eso propone hacer “tantas cosas”. Tantas cosas como insatisfacciones pudiera ella tener, para aniquilarle, matarle ese deseo, como si lo lograra. El neurótico obsesivo quiere a Otro que no desee, para no postergar su propio deseo.

“Yo sólo quiero darte un beso”

Y todo este racimo de promesas que nunca podrá cumplir, pero que se pasaría la vida entera tratando de cumplir, tratando de satisfacer, para darle un beso, sólo un beso, no dos, no tres, un beso. Un beso dónde, en la mejilla, en la frente en la mano. Un beso al aire. Un beso que no se dé. Que postergue (una vez más) el encuentro amoroso. Para que pueda seguir enjaulado en sus pensamientos. Construyendo una imagen heroica (erotizado de si y por sí mismo), que lo lleve a creer que puede apagar el sol, bajar la Luna, conquistar el Mundo y dárselo en una caja de cristal. Y todo esto ¿cuándo? Mañana. Cuando no lo pueda cumplir, para que la histérica se siga sintiendo deseada y él, siga creyendo que puede cumplirlo todo, que no puede fallar. Y mientras eso ocurre, podrá seguir cantando “para calmar tus miedos”. Miedos que son demanda, demanda de amor.

 


[i] Freud supone, guiado por la teoría darwiniana del evolucionismo, que en un comienzo la sociedad estaba formada por una horda salvaje dominada por un “padre violento y celoso que se reserva para si todas las hembras y expulsa a sus hijos conforme van creciendo” (Freud, 1913-1914).

[ii] En español significa hablar.

Bibliografía

 

Asbel, H. (2013). Antes Bien, No Ser. De Edipo a Eatherly y más allá… México: Samsara.

Cortazar, J. (2006). Rayuela. México, DF: Punto de Lectura.

Freud, S. (1910). Contribuciones a la psicología del amor, I. Buenos Aires-Madrid : Amorrortu .

Freud, S. (1913-1914). Volumen XIII – Tótem y tabú, y otras obras . Buenos Aires: Amorrortu.

Lacan, J. (s.f.). Recuperado el 29 de 4 de 2014, de http://centrodedifusionyestudiospsicoanaliticos.files.wordpress.com/2013/03/20-seminario-17.pdf

Wechsler, E. (2010). Arrebatos femeninos, obsesiones masculinas. 189-200.

 

Comments


Alberto Isaac Mendoza Torres

2 Comments

  1. interesante articulo, aunque si pusiéramos bajo la lupa del psicoanálisis todas las manifestaciones de amor que se dan en nuestra cultura nos daríamos cuenta que la histeria, neurosis y obsesión nos dominan. no pude evitar recordar otra canción que inclusive salio como intro de una novela, “para enamorarte de mí” de David Bisbal, te dejo el link por si te interesa:
    https://www.youtube.com/watch?v=XlssWXZk6fA

  2. Muchas gracias Jesús por tomarte la molestia de leer el artículo y de comentarlo. Efectivamente somos en, para y por la cultura. Ya iremos hablando sobe estos asuntos en otras entregas. Saludos y gracias por el aporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.